¿Eres de esas personas muy frioleras, que a veces se pierden de realizar determinadas actividades al aire libre por las bajas temperaturas durante el invierno?. Estamos al tanto de que existe buena ropa térmica calefactada de calidad, que se encarga de mantener el calor en nuestro cuerpo en momentos donde las condiciones climáticas son adversas.

Pues cuidadito con esto porque tenemos en nuestra tienda online las mejores plantillas para introducir en nuestros zapatos botas o en lo que nos dé la gana para tener los deditos de los pies más calentitos que ninguna otra cosa.

Un lujo la verdad. ¿No nos crees?, vale vale, te proponemos una cosa, mira de arriba abajo esta sección donde te mostramos lo mejorcito en plantillas térmicas si alguna vez que te llama la atención hazte con ella, pruébalas y nos dices aunque ya te pusiste aseguramos de que va a ser una de las mejores compras que has hecho pero bueno y si no, en el caso de que no te gusten, las devuelves y ya está.

¿Quieres entonces comprar alguna plantilla calefactable?, pues mira lo que te hemos preparado a continuación por qué te vas a aburrir de todos los modelos que te vamos a poner tanto como sus comparativas, características y por supuesto, unos precios que te harán dudar si comprar un par de pares o incluso más.

Comparativa de las Mejores Plantillas Calefactables

Catálogo de Plantillas Térmicas

¿Cómo funcionan las plantillas calefactables?

Pero ¿Qué pasa cuando nuestro cuerpo no genera ese calor que estamos buscando y que esta ropa térmica debería resguardar?

Muchas veces la ropa térmica no es lo mejor para nuestro cuerpo, sobre todo en nuestras extremidades, donde el calor puede no hacerse presente y el frío que allí recibamos hará que sintamos frío en todo el resto de nuestra fisonomía.

Si no podemos retener el calor corporal, no nos sentiremos bien cuando estamos expuestos a bajas temperaturas. Pero la tecnología se encargó de encontrar una solución.

¿Sientes mucho frío en los pies? La falta de producción de calor en esta parte del cuerpo suele ser el problema de muchos, pero lo podrás solucionar fácilmente si utilizas determinadas prendas que en vez de mantener tu calor, irradian una calefacción propia mediante la energía eléctrica, como son las plantillas calefactables.

Estas se adaptan fácilmente a cualquier tipo de calzado y te darán el calor que necesitas para mantener calientes tus pies y no sufrir más el frío.

Lee atentamente todos los beneficios que unas buenas plantillas calefactables le darán a tus pies y por lo tanto a tu comodidad y confort en las condiciones climáticas más difíciles.

¿Has oído hablar de la ropa calefactable en general?

Esta tiene un método de calefacción interna que es muy similar en todas sus prendas y las plantillas calefactables no son la excepción.

Las plantillas calefactables funcionan a través de un sistema tecnológico que se presenta como innovador, mediante unos hilos de resistencia que confluyen en un centro de alimentación que en su mayoría funciona a batería recargable, aunque también se pueden encontrar algunos de estos productos que funcionan a pilas.

Este mecanismo eléctrico a batería será el que le brindará el calor que irradiará la plantilla calefactable dentro del calzado que utilices, para que te sientas más confortable.

De no ser por este sector calefactable, la plantilla es exactamente igual a cualquier otra que utilizas en tus calzados, teniendo la misma elasticidad y estando compuesta de los mismos materiales.

Todo esto convierte a unas plantillas normales en uno de los elementos que más utilizarás para soportar el frío más invasivo, que suele entumecer los dedos de tus pies y transmitirse a todo el resto de tu cuerpo.

Podrás utilizarlas en todo tipo de situaciones, como ser la práctica deportiva, para ir al trabajo o en tu propio hogar.

¿Realmente funcionan las plantillas con calefacción por batería?

En muchos sitios web y de videos podrás comprobar que las plantillas con calefacción a batería funcionan perfectamente y son una opción muy conveniente si lo que buscas es mantener tus pies calientes en todo tipo de situaciones de frío que se presenten.

En estas pruebas verás que las someten a diferentes tipos de condiciones adversas y que estas continúan funcionando a la perfección.

Verás su correcto funcionamiento si lo que buscas es mantener tus pies calientes mientras montas en moto, alcanzando la temperatura a la que las has regulado, así como también llegar a la comprobación de que estas siguen funcionando incluso después de haberlas sumergido completamente en agua durante un buen rato.

Todo esto te hará dar cuenta de que su funcionamiento es óptimo.

¿Qué tipos de plantillas calefactoras existen?

En la actualidad, algo que hace poco tiempo era una prenda tecnológica especializada, como las plantillas calefactables se ha convertido en un producto que podrás encontrar en diferentes sitios en el mercado.

Es por eso que encontrarás una gran variedad y diferentes tipos de estas, dependiendo de los modelos, la calidad y el tipo de estructura de calefacción con el que cuentan.

En lo referente a su forma de alimentarse de energía para irradiar calor, podrás encontrar plantilla que utilizan pilas y otras que se cargan mediante un sistema de batería recargable.

Entre estas últimas también existen algunas que se alimentan a través de la electricidad y otras que podrás recargar vía USB.

Hay algunas que serán especiales para la práctica de deportes invernales, como puede ser el esquí y otras que serán las correctas para ti, que te gusta surcar las rutas del país en moto incluso en las temporadas de frío.

Todo esto quiere decir que encontrarás la plantilla calefactable que necesitas para el tipo de calzado y la situación en la que necesites utilizarlas. Lograr el calor desde la base de tu cuerpo hará que te sientas más confortable en cualquier lugar y en todo momento.

Con Batería

Vía USB

¿Cuánto calor producen?

Las plantillas calefactables proporcionan el calor necesario para que estés cómodo en diferentes situaciones en las que el frío se hace presente y nos puede hacer tiritar si no contamos con la calefacción de este producto.

Uno de los mayores beneficios de esta plantilla es que podrás regular el calor que producen en tres modos diferentes.

El modo bajo, es el que menos calor produce, pero aún así se puede ajustar muy bien al tipo de frío que quieres soportar, ya que su calefacción llegará a unos 40 grados centígrados aproximadamente.

El modo intermedio será el conveniente si el modo más bajo no llega a satisfacerte en todo el calor que necesitas, en el que las plantillas llegarán a aproximadamente 50 grados centígrados, para un mayor confort.

El mayor nivel de calor que pueden alcanzar estas plantillas, para cuando el frío es extremo, serpa cuando las utilices en modo alto, donde alcanzarán una temperatura de 60 grados, mediante la cual no tendrás ningún problema, incluso cuando las temperaturas exteriores son demasiado bajas.

Cabe destacar que la autonomía de la carga de batería variará dependiendo del modo en el que las utilices, durando unas 7 horas en modo bajo, entre 4 y 5 horas en modo intermedio y entre 3 y 4 horas en el modo alto.

¿Son fáciles de lavar?

Seguramente pienses que al tener un sistema eléctrico de calefacción, estas plantillas presentan complicaciones a la hora de lavarlas. Pero por el contrario, estas son fácilmente lavables de cualquier forma, incluso en tu lavadora.

Como te mencionamos antes, estas se pueden sumergir en el agua sin que esto dañe la estructura eléctrica que hace que irradien calor y el resto de los materiales con los que están elaboradas son los mismos que los de cualquier otra plantilla, por lo que no será una complicación en absoluto el poder lavarlas.

¿De qué materiales están hechos?

Las plantillas calefactables en su composición están hechas de los mismos materiales que cualquier otro tipo de plantilla sin calefacción que consigamos en el mercado. Lo que puede variar son los materiales del mecanismo de calefacción que estas poseen en su interior.

La estructura general suele estar confeccionada en espuma EVA, que le da la flexibilidad y la resistencia necesaria y similar a la de cualquier otra plantilla.

En algunos casos, encontrarás plantillas con hilos de fibra de carbono o de aleación de níquel, que son materiales muy eficientes para resistir las condiciones térmicas a las que estarán expuestas.

Otras, de mayor calidad y precio pueden tener un mecanismo de calefacción interno mediante nanocristales de titanio, que es uno de los materiales más resistentes y proporciona una irradiación de calor pareja y eficiente.

En todos los casos, las plantillas calefactables están realizadas en materiales resistentes y seguros, para que disfrutes de un máximo confort.

¿Cómo se cargan con USB o batería?

Estas son las dos opciones de carga de las baterías internas que poseen las plantillas calefactables.

En el caso de la carga mediante batería, también vendrán con el cargador correspondiente, que podrás utilizar conectándolo a la red eléctrica en cualquier aplique de tu hogar.

Pero existen otras que se alimentan mediante USB. Estas contarán con un cable USB que tú podrás conectar a cualquier dispositivo que genere esta alimentación.

Este cable lo podrás conectar en un extremo a tu plantilla y en el otro a algún puerto USB de tu ordenador y después de un tiempo no tan largo, ya tendrás la carga completa para disfrutar del calor del producto.

En ambos casos, estas cuentan con la misma eficiencia. Serás solamente la formad de cargarlas lo que varía, por lo que podrás buscar cuál es la que mejor se ajusta a tus necesidades.

¿Cuánto cuestan unas plantillas eléctricas para los pies?

Queda claro que estas no tendrán el mismo valor que unas plantillas convencionales. El sistema de calefacción es lo que le aporta a estas un coste superior, pero podrás encontrar precios variados, dependiendo también de las calidades.

En el mercado encontrarás plantillas térmicas baratas que cumplirán con tus necesidades sin ningún tipo de inconvenientes, con un coste de entre 40 y 60 euros. Pero existen otras que resisten mayores exigencias y están elaboradas con materiales de mayor calidad que pueden llegar a un coste máximo de entre 180 y 190 euros.

Las plantillas calefactables son una de las mejores opciones si eres de esas personas que no pueden quitarse el frío de los pies de otra manera.